quien soy Mi carrera laboral
Trabajos en TV contacto
 

ELECCIONES, DE CRONOPIOS Y DE FAMAS (Octubre de 2011)
¿Qué ves, qué ves cuando me ves?

El candidato A hace campaña resaltando las famas. Dice que las famas que supo realizar le alcanzan para pedirle al votante que le permita profundizarlas, mejorarlas si hace falta, cambiar las famas que estuvieron equivocadas.

El candidato B opina que lo que hace falta es terminar con los cronopios. “La gente –dice- está harta de los cronopios, es el drama que más preocupa, es inconcebible que nadie se ocupe de que se acaben los cronopios al costo que sea. Yo terminaré con los cronopios. Es ahora.”.

Hubo elecciones. El candidato A ganó por amplio margen. El candidato B quedó a diferencia más que considerable. Cualquiera podría deducir que el electorado sopesó más las famas que los cronopios y que por eso decidió lo que decidió.

Si una amplia mayoría hizo hincapié en las famas y una minoría en los cronopios, ¿por qué antes de los comicios los noticieros saturaron sus pantallas con historias de cronopios y no de famas? Si los espacios de noticias aseguran estar cerca de “la gente”, ¿qué cuento estarán (estaremos) contando?.

(Reemplácese “las famas” por “las obras de gobierno” y “los cronopios” por “los muertos de la inseguridad”. Ni Cortázar hubiera podido construir un relato más fantástico)