quien soy Mi carrera laboral
Trabajos en TV contacto
 

LA DEUDA, LAS DEUDAS (Agosto de 2012)
¿Qué estamos contando?

Las portadas de los diarios de hoy, 3 de agosto de 2012, son elocuentes.

Cada vez que se dice que los periodistas decimos “la verdad”, debería aclararse (presuponiendo que, valga la redundancia, la verdad sea verdadera) de qué verdad se trata y sincerar el por qué le damos (o no) importancia. En los dos diarios de mayor circulación en la Argentina, uno de los títulos de tapa refiere al tema de los presos y sus salidas carcelarias. En ninguno de los dos diarios aparece en tapa que en la Provincia de Buenos Aires, el 40% de los dueños de casas en countries no paga sus impuestos.

El lector deberá asumir que es más grave que uno, dos, tres, diez presos gocen de salidas transitorias siendo condenados que el hecho de que cuatro de cada diez personas que viven en countries estafen al Fisco –y a la sociedad toda- burlando sus obligaciones de ciudadano.

Se trata de 161 millones de pesos que no van a hospitales, a escuelas, a la policía, al alumbrado. Se trata de 330.000 metros cuadrados de construcciones no declaradas en los barrios más lujosos del conurbano. Un cálculo: 330.000 metros cuadrados son 3.300 manzanas. Si causa indignación una casa tomada, un predio tomado, qué decir de 3.300 manzanas ilegales. Claro que los que toman casa son pobres, muchos de ellos extranjeros, que, valga la paradoja, “viven gratis de nuestros impuestos”.

Los medios de comunicación construyen ideología. En estos días, estamos enseñando, concientizando y formando a los lectores en una premisa: el preso condenado que recibe el beneficio legal de salidas transitorias es un delincuente que no merece ningún tipo de piedad ni concesión; el que estafa al Fisco, al Estado, a la sociedad toda, siendo pudiente, teniendo recursos como para afrontar sus obligaciones es… es… es… bueno, ni siquiera es, porque el tema no se informa en tapa.

Está claro que contar “la realidad” es un concepto abstracto, inabarcable, que incluiría en un mismo noticiero, en un mismo diario, al pastor de ovejas en Humahuaca, al pulpero de Mercedes, al dueño de campos de soja en La Pampa, al mendigo que duerme en el subte B y al canillita de Tierra del Fuego. Entonces, ¿qué informamos?, ¿para quién?, ¿para todos? ¿para algunos? ¿Con qué valores? Que cada uno se pare donde mejor pueda conciliar el sueño después.