quien soy Mi carrera laboral
Trabajos en TV contacto
 

TODOS SOMOS ADAMS (Agosto de 2012)
¿Los villeros no son gente?

Ni las sombras de la sombras de su nombre.

Adams Ledesma. Boliviano, villero y periodista.

Lo mataron el 3 de setiembre de 2010, en las
calles de barro de la villa 31 bis.

Un vecino lo llamó a las 4 de la mañana porque se le había cortado la luz.

Ledesma, delegado en su barrio, responsable del bienestar de sus representados, fue a solucionar el problema.

Lo apuñalaron y lo hirieron gravemente. Murió desangrado, de cara a las estrellas.

La ambulancia llegó como siempre llega a atender a los ciudadanos que sufren en las villas: tarde. Y, a veces, nunca.
¿Cuánto vale una vida?

La Policía “perdió” pruebas claves en la etapa de instrucción.

Los familiares de Adams tuvieron que empujar las pesquisas.

Hace días comenzó el juicio, donde testigos señalaron a un narcotraficante como el autor del crimen.

No hubo ni una sola cámara de televisión en la sala de audiencias.

No hubo ninguna trasmisión en cadena de móviles y repetidores de titulares que machacaran con un “Justicia por Adams”.

No hubo cacerolazos, marchas convocadas por Facebook, actrices que pidieran pena de muerte a los responsables ni llamados de “oyentes” indignados por el “ya no se puede vivir”.

Adams era periodista, había fundado Mundo Villa TV.

Su caso no tiene siquiera la mísera piedad de sus colegas.

Cuando digan (digamos) que hacemos “periodismo para la gente”, sepamos qué clase de canallas son los que creen que “la gente” no es boliviana ni vive en la villa.